jueves, 13 de febrero de 2020

Especial San Valentín - El amor más bello en palabras e imagenes

Especial San Valentín - El amor más bello en palabras e imagenes
Queridos enamorados y enamoradas:

Mañana es el Día de los Enamorados, nos dijeron un día los comercios, y nosotros hala, ahí, encantados, a adoptarlo también como propio, pues cuando surgió no existía ese Twitter que nos informa de todos los Días Internacionales de Algo que existen (Al que invente el Día Internacional del Qué Asco de Día le hago un monumento. Prometo) Ay si San Valentín levantara la cabeza... Ah no esperad, que no tiene, que se la cortaron. Vaya por Dios.

Yo que soy más chula que un ocho* decido escribiros un 13 de Febrero. La putada es que no sea Viernes para compensar el almíbar a raudales que correrá mañana. Que el 15 igual corre sangre de la brecha que le hizo la parienta al pariente al tirarle un plato porque no le gustó la cena enamorada, pero oye, el 14 de Febrero hay que decirlo con rosas, aunque penséis que así se le clave una espina hasta los higadillos al contrario y pille el tétanos.

Ya lo veis, soy una romántica empedernida.


Pero amé y amo. Amo todos los días aunque no tengan título. Amo hasta cuando odio, que lo que se siente a flor de piel es efímero, pero lo profundo arraiga y permanece aferrado.  Amo de esa manera en que le dejaría marchar si su felicidad no está conmigo. Puedo estar sin él pero no quiero. No me morí ni me moriré con él si se mata como pedía Sabina, pero un trozo de mí se mató con F cuando murió, y se mataría con I si se muriera. Porque sin ellos Soy menos aunque sea más. Quien quiera y pueda entender que entienda.


No, no soy una romántica de novela rosa, pero sí de entrañas. Cómo no serlo si el destino me ha concedido amar y ser amada dos veces. Me quitó y me dio. No tengo dinero pero soy millonaria en afectos, con lo que puedo decir que mi vida es un éxito. Cómo no celebrar pues el día aunque lo diga el Corte Inglés. Y para hacerlo os traigo lo que me llega a la piel y a las tripas. A mí me llena, de esa manera en que me llenó ver bailar al Bolshoi en Moscú o mi primera visión de la Catedral de León iluminada... de esa en la que piensas para ti misma "creo que después de ésto puedo morir tranquila, pues moriré de belleza, con el alma llena.





Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.



Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mi como una luna en el agua.

(Rayuela. Julio Cortázar



Amor constante, más allá de la muerte 
Francisco de Quevedo 

Cerrar podrá mis ojos la postrera 
sombra que me llevare el blanco día, 
y podrá desatar esta alma mía 
hora a su afán ansioso lisonjera; 

mas no, de esotra parte, en la ribera, 
dejará la memoria, en donde ardía: 
nadar sabe mi llama la agua fría, 
y perder el respeto a ley severa. 

Alma a quien todo un dios prisión ha sido, 
venas que humor a tanto fuego han dado, 
medulas que han gloriosamente ardido, 
su cuerpo dejará, no su cuidado; 

serán ceniza, mas tendrá sentido; 
polvo serán, mas polvo enamorado.


Os dejo un link de youtube a la que para mí es la película romántica por antonomasia. Me vais a tomar por loca, pero es el Drácula de Coppola. Pensadlo. Pueden sacrificarse muchas cosas por amor y así lo han descrito las bellas artes durante mucho tiempo. Pero ¿quién sacrifica su mortalidad por amor? Para mí es el summum de los sacrificios. Condenarse a no sólo vivir sin descanso sino sin consuelo por la muerte del amado, en oscuridad y eterno vacío, buscando llenar lo que jamás podrá llenarse. Perder el alma. Por amor. Y la escena de la absenta es absolutamente soberbia y con su punto romántico también



(*) ¿Sabeis por qué se dice ser más chulo que un ocho? Pues por  un tranvía. Como os lo cuento.  O mejor que os lo cuente el blog Secretos de Madrid que no tiene desperdicio y lo hace mejor. Pero conste que lo sabía, lo sepais.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Redes y más






Paperblog


Mi perfil en es.babelio.com


Comentarios recientes

NOS HAN VISITADO:

Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *